lunes, 26 de enero de 2009

SABADO DE FERIA

Lado A

Era sábado en la tarde y más por no quedarme en mi casa, que por entusiasmo, decidí ir a la conferencia de Mario Vargas Llosa en la Feria. Llegué temprano y me dirigí al auditorio donde sería la conferencia, donde en ese momento se llevaba a cabo un homenaje a nuestro gran poeta Marco Antonio Corcuera. Afuera se formaba una cola extensa, que, por ignorancia, pensé que era para la firma de autógrafos que habría después, sin embargo, era para entrar a la esperada conferencia.
Terminado el pobre homenaje al Sr. Corcuera, “invitaron” a todos a desalojar la sala, una, dos, tres, veces, quedábamos unos cuántos reacios que queríamos presenciar la conferencia. Pero era muy ilusa. El tema era SÓLO para jóvenes y poco le faltó al párvulo voluntario que tomó el micrófono, para mandar sacar a todos los malditos vejetes y decrépitos que aún estábamos ahí. La mujercita que tomó la palabra mencionó que habían anunciado hace una hora que eso sería así, y bueno… a quienes no estuvimos hace una hora ahí para escucharla, que nos parta un rayo.
Quizá debí sentir que los años me llevaban, pero me dije, oye la verdad no soy tan vieja, apenas tengo….más de veinticinco y menos de treinta, que bah!
Cerca de mí había otra muchacha sentada, se acercó doña Adriana, la muchacha le dijo algo que al parecer era su opinión respecto al desalojo, pero más que recibir una opción o algo democrático y pacífico que hubiera servido más, le plantaron en la cara un:
¡Soy la presidenta de la feria y la última palabra la tengo yo!!!!
Que caray –pensé, yo estoy mal o eso se llama prepotencia, ¿es que acaso la última opción era que los adultos y ancianos que llegaron a ver a Vargas Llosa se queden parados en la puerta, mientras se armaba el barullo y zarandeo ante a los policías municipales que resguardaban el lugar?. Mi decepción fue grande, luego que salí, y ví la mencionada escena.

Al final todo terminó en avalancha desorganizada y peligrosa de los insatisfechos, para entrar a la sala y quedarnos parados a escuchar al orador, mientras los privilegiados jovencitos se quedaban dormidos, hablaban por celular, conversaban o simplemente miraban la nuca de su compañero.

Lado B

Pero, don Mario estuvo a la altura, bastante culto y ecuánime, respondiendo a lo que el quinteto de jovencitos “representantes” de Trujillo le preguntaba, quienes además de llevar un rollo de franela y babero, pecaron de “cultos” ante un auditorio lleno de sus contemporáneos que se dormía.
Trujillo y su Feria del Libro, lejos de mejorar y a pesar de su publicitada “expansión” a un mejor y amplio local, no trae novedades.

11 comentarios:

  1. bien amiga
    asi se habla

    ResponderEliminar
  2. me parece que hay voces que e dejan escuchar, te felicito Amada, las cosas que te ponen en la cara y te las publicitan como lo imposible que se hizo, es para hablar de ellas pese a quien le pese.

    ResponderEliminar
  3. mi querido funcionario de entidad estatal que trabaja en cajamarca (lo saqué por como me llamas...ja!), te agradezco el comentario, aveces es bueno ser la parte antipática de la sociedad...

    ResponderEliminar
  4. no se podía esperar más de los amigos de adriana del té de los sábados. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. anonimita trabajadora estatal31 de enero de 2009, 4:40

    aveces es bueno ser la parte antipática de la sociedad...
    jajajaja la parte antipatica de la sociedad lo son kienes reclaman por un cambio social nena... lo otro es pura pose! saluditos y no te rompas el cerebro escribiendo contra una feria que no cambia esquemas ni naaaa.. ;)

    ResponderEliminar
  6. y a esa "geniecilla dominical": karyna luz bocanegra primero un poco mas de practica en la poesia que el lundero y demas premios no hacen al monje!! :)

    ResponderEliminar
  7. Sí que lastima. En fin yo prefería la feria en la plazuela el recreo.

    ResponderEliminar
  8. No te preocupes, todavía me queda algo de cerebro para reclamar por un cambio social...Que viva la revolución!!! Que viva la plusvalía y las trabajadoras estatales!!!

    ResponderEliminar
  9. Que pena me da leer esto, pero tal vez la senorita Adrianita tiene una errada forma de pensar que asi se inculca cultura a los jovenesde su entorno, y se olvido de la organizacion, de la imparcialidad y sobre todo de los verdaderos interesados...Ely

    ResponderEliminar
  10. ....contra una feria que no cambia esquemas??? ... ... tal vez no se pueda cambiar la forma de crianza de algunas mentes viejas y cansadas pero nada esta perdido, algunos si pueden, es ahi donde surge el cambio, porque la semilla de la insatisfaccion cultural crece. Por otro lado, tal vez por ahora la libertad de palabra es la unica forma de desahogo en esta cerrada sociedad de pensamiento.

    ResponderEliminar